El proyecto “Sin Muros” contado en video

La experiencia “Sin Muros” forma parte de un Proyecto de Innovación Educativa de FUHEM en el que participan las etapas de Infantil y Primaria del Colegio Montserrat FUHEM. El objetivo es reorganizar el enfoque en el primer ciclo, de modo que la metodología del trabajo por proyectos se vea ayudada por la nueva estructura, que otorga más flexibilidad en los grupos, los horarios y la utilización de los espacios.

Esta iniciativa comenzó en 2015 en 2º de Primaria del Colegio Montserrat. Tres años después, la metodología está integrada en casi toda la etapa y la idea es que vaya permeando a otras, adaptándose siempre a las necesidades educativas de cada nivel. Ahora, además, os lo podemos contar en formato audiovisual, complementando la visión que hemos dado en artículos recientes.


¿Por qué y cómo surge “Sin Muros”? ¿Qué ha cambiado? Nos lo explican algunos de los docentes de Montserrat

En primer lugar, se pensó que el espacio influye en la manera de educar. Diseñar aulas comunicadas podía aportar una dimensión muy interesante para organizar las clases y favorecer una mayor interrelación entre el alumnado, como ha ocurrido. Pero el proyecto ha supuesto mucho más que la reestructuración física del espacio educativo. Como dice Rocío Galán en el vídeo, “sin muros significa tirar abajo los muros físicos pero también mentales”; el cambio supone pasar de una experiencia individual a un trabajo más intenso como equipo docente y a ser responsable de tres grupos de alumnas y alumnos en un espacio compartido.

Esta manera de educar permite profundizar en dinámicas como la utilización del juego como vehículo de aprendizaje, el trabajo por proyectos y, al fin y al cabo, a aprender con significado. De igual forma, a la hora de diseñar cualquier proyecto, “se consulta con los niños y niñas para que formulen preguntas y comparen qué saben y qué quieren saber”, explica Manuel Agudo. De hecho, "Sin Muros" no ofrece una única organización de aula, sino que inventa distintas dinámicas: las puertas pueden cerrarse para trabajar por proyectos específicos con grupos mixtos más o menos amplios, se pueden organizar talleres de expertos donde parte del alumnado investiga y expone a otro grupo lo aprendido, o bien, se puede optar por la modalidad favorita de niños y niñas, “los rincones rápidos” que, les permiten rotar entre doce rincones y hacer distintas actividades, con o sin apoyo de un maestro.

Estas fórmulas organizativas, implican un alto nivel de coordinación interna en el equipo docente. Aunque, como dice Vicky Ruiz en el vídeo, “cuántas más manos y más cabezas pensantes, más te enriqueces”.

Otras aportaciones de "Sin muros": atención a la diversidad y saberes más integrados

Uno de los ejes más importantes de este proyecto es la atención a la diversidad y la inclusión de alumnado TEA, entre otros. El objetivo está más que conseguido pues esta estructura de aula permite la ayuda mutua entre el alumnado y aprovecha mejor el aporte de las profesoras de pedagogía terapéutica en el grupo general cuando se incorporan a la dinámica de “Sin Muros”.

También se están haciendo avances para integrar asignaturas, incluso con disciplinas más específicas como la educación física y las artes plásticas. Algo que ya ha ocurrido con el inglés, al favorecer que las materias estén más conectadas, en lugar de compartimentar el conocimiento. Esto conlleva que las formas de evaluación también cambien, al recibir mucha más información de cada alumno o alumna.

Por otra parte, la puesta en marcha de esta experiencia facilita aún más la participación de las familias en el aula, ya sea organizando algún taller específico como el de fotografía (que aparece en el vídeo), o ayudando a dinamizar junto al profesorado alguna actividad a lo largo del curso.

Por último, cabe destacar que este afán por mejorar las metodologías de aprendizaje, en FUHEM, se hace siempre bajo un enfoque ecosocial. “Sin Muros” es un nuevo ejemplo de ello, tanto por la organización del aula como por los contenidos que se imparten.